Las frutas han formado parte no solo de nuestra dieta, sino también de nuestra identidad, de las entrañas de nuestra tierra salen ricos y diversos frutos que han nutrido a generaciones. Basta con visitar los puestos de los artesanos locales, para comprender la importancia que estas tienen no solamente para nuestra salud, sino también para nuestra cultura.

Mesoamérica, por su clima inmejorable y la fertilidad de sus suelos es una tierra privilegiada, abundante en frutas y vegetales, que crecen tanto en forma silvestre como cultivados por el hombre. El Popol Vuh -Libro Sagrado de los Mayas- describe la abundancia de alimentos de la región cuando habla de la creación del mundo, del hombre y la mujer, en estos términos ......” Y de ésta manera se llenaron de alegría porque habían descubierto una hermosa tierra, llena de deleites, abundante en mazorcas amarillas y mazorcas blancas y abundante también en pataxte y cacao y en innumerables zapotes, anonas, jocotes, nances, matasanos y miel.  Abundancia de sabrosos alimentos había en aquel pueblo llamado Paxil y Cayalá”

 Este libro tiene como propósito reunir la información de 20 frutas que se producen y consumen en la región, para dar a conocer su importancia en la alimentación diaria y aprovechar al máximo su disponibilidad estacional y con ello, los beneficios para la salud. 

Los frutos de la Identidad. El Libro de las frutas de Centroamérica y República Dominicana. 

Contacto: nalfaro@incap.int


Última modificación: jueves, 3 de agosto de 2017, 16:03